Incorporar peces a la pecera de forma correcta

Para incorporar peces a la pecera hay que seguir el procedimiento correcto para que sea lo menos traumático. El procedimiento consta de los siguientes pasos:

1.- Se apagan las luces de la pecera y se cierra el bombeo de oxigeno, de esta forma los peces se estresaran menos con el entorno y los actuales ocupantes de la pecera se interesaran menos por los recién llegados.

2.- Se dejan los peces “flotando” en la pecera con la bolsa de transporte cerrada durante 15 minutos. Esto hace que la temperatura del agua de la bolsa se iguale a la de la pecera.

3.- Se abre la bolsa para que entre aire en ella. Se asegura la bolsa a la pecera con pinzas o como os vaya mejor para que no entre agua (ni salga!) de ella. Se dejan los peces en el interior de la bolsa otros cinco minutos.

4.- Se vierte medio vaso de agua de la pecera en el interior de la bolsa y nos esperamos otros 10 minutos. Esto lo haremos tres o cuatro veces. De esta forma las condiciones del agua de la bolsa se asemejarán cada vez más al agua de la pecera.

5.- Se cogen los peces con la red y se liberan en la pecera con cuidado.

6.- Al día siguiente ya se encienden las luces con normalidad. Si los peces estaban sanos y el transporte ha sido el correcto no tendremos problemas con la incorporación al acuario.

colisa lalia

Otras cosas a tener en cuenta:

El transporte de la tienda al acuario ha de ser rápido para que el agua no se enfríe demasiado.

La bolsa de transporte ha de tener las puntas eliminadas con celo o no tener puntas. Y lo mejor es envolverla con periódico o que no sea transparente para que no se estresen.

No se han de hacer caso de procedimientos dibujados en algunas bolsas de plástico para el traslado de peces. El procedimiento correcto es el aquí descrito.

Nunca se ha de volcar el agua de la bolsa que proviene de la tienda en la pecera. El agua de la tienda puede contener medicamentos o enfermedades que pueden traspasarse al acuario.

Anuncios

Cambio de agua

La acuariofilia es la afición a los acuarios y a la cría de peces. Tener una acuario parece ser una tarea sencilla: “Se coge una pecera se mete un pez dentro y se le va echando comida de vez en cuando”. Nada más lejos de la realidad. Tener uno o varios peces y saber que se encuentran a gusto y perfectamente aclimatados en el espacio que se les ha proporcionado, es todo un reto y en eso consiste la pasión por los acuarios, proporcionar un medio para que estén “como en casa” pero en unos pocos litros de agua.

 

Pecera

La pregunta más usual es sobre los cuidados que necesita el agua de una pecera. Los cuidados, dependen de la cantidad de agua y del tipo de acuario, pero sin duda lo que hay que hacer es cambiar el agua regularmente. No hay una norma para todos los casos, pero el cambio de agua se suele recomendar semanal o quincenal. Si la pecera es muy pequeña habrán de ser poco espaciados y si la pecera es muy grande quizás no hará falta que sean semanales y podrán ser quincenales o algo más.

La cantidad de agua a cambiar suele ser del 15 al 30% del total de agua. No cambiaremos nunca todo el agua. El agua puede considerarse un ser vivo más y como tal requiere unos cuidados especiales, me explico. En el agua residen un conjunto de bacterias que la hacen habitable por los peces. El agua embotellada o del grifo carece de estas bacterias y no la soportan la mayoría de peces, así que un cambio brusco en el agua, puede representar un grave ataque contra los habitantes de la pecera. El PH, el grado de dureza o la temperatura del agua son los parámetros más importantes a tener en cuenta para los peces, así que si variamos mucha cantidad de agua, estos parámetros dejarán de ser estables se alterarán y las plantas y animales de la pecera padecerán estos cambios.

En una pecera tipo globo de unos 2-3 litros de agua donde seguramente tendremos unas carpas rojas o similares, cambiaremos el agua con mucho cuidado. He de señalar que al tener la pecera tan poco agua, aunque los “peces rojos” son muy resistentes, un cambio de agua es un cambio muy profundo en el medio en el que viven así que hay que hacerlo con cuidado. Algunas de las indicaciones que puedo daros son las siguientes:

  • En una pecera tan pequeña recomiendo cambiar un 30% -50% del agua por otra declorada al aire durante una noche cada aproximadamente cuatro días.
  • Para la limpieza de la pecera no se deberá usar ningún tipo de jabón, y el estropajo o esponja no será la misma que la que se usa para los platos para contaminar la pecera lo más mínimo con productos tóxicos.
  • El agua del grifo puede ser que sea muy dura así que mejor que sea embotellada.
  • Para que no se ensucie demasiado el agua, daremos de comer al pez sólo lo necesario, una vez al día.
  • Regularidad y siempre de la misma forma. Una vez nos funcione y no se nos muera el pez, no cambiaremos nuestro procedimiento.

En una pecera de agua dulce y caliente algo más grande (unos 200 litros) los cambios de agua no han de ser cada tres o cuatro días, sino que han de ser semanales o quincenales pues de otra forma los peces se estresaran demasiado.

  • Las características principales del agua (temperatura, PH, GH, HK) han de validarse antes de realizar el cambio.
  • Se recomienda cambiar un 15-30% del agua semanal o quincenalmente.
  • El agua muy probablemente será osmotizada o una mezcla de osmotizada con agua embotellada o del grifo.

Otro tema son los parámetros del agua. Los parámetros del agua, los mantendremos estables en función de la/as especies de habitantes que tenga nuestro acuario. Por ejemplo, si en el acuario viven peces africanos seguramente tendremos una elevada dureza del agua. Sin embargo, si en la pecera queremos tener peces amazónicos, deberemos conseguir un agua con una dureza mucho más baja.